RSS
Facebook
Twitter

sábado, 27 de abril de 2013

Tratamiento esguince de tobillo



Los esguinces del tobillo resultan del desplazamiento hacia dentro o hacia fuera del pie, distendiendo o rompiendo los ligamentos de la cara interna o externa del tobillo. El dolor de un esguince de tobillo es intenso y con frecuencia impide que el individuo pueda trabajar o practicar su deporte durante un periodo variable de tiempo. Sin embargo, con un tratamiento adecuado, los esguinces de tobillo en la mayoría de los casos curan rápidamente y no se convierten en un problema crónico.
El primer síntoma que tendremos será un dolor de intensidad fuerte-moderada en la parte externa (si es esguince del lado externo) o interna (si es esguince de la parte interna). Después se inflamará y dependiendo del grado de severidad de esguince que irá de 1 (menos gravedad) a 3 (el más grave) podrá ocultarse el maléolo de manera que casi no lo veamos. Normalmente al día siguiente o en las próximas horas al esguince aparecerá un hematoma.

ESGUINCE GRADO 2. Disponible en: 
www.tutraumatologo.com 

El tratamiento primordial a realizar ante un esguince antes de acudir al fisioterapeuta es el siguiente:

Descanso/Reposo: La lesión debe permanecer inmóvil y no se debe aplicar fuerza adicional en el sitio del esguince: por ejemplo, en el caso de un esguince de tobillo, se debe evitar el caminar.

Hielo: Se debe aplicar hielo inmediatamente en el esguince para reducir el dolor e hinchazón producidos por la lesión. Puede ser aplicado durante 10-15 minutos (una aplicación más prolongada puede agravar la lesión en lugar de curarla), de 3 a 4 veces al día. El hielo puede combinarse con un vendaje para proporcionar soporte al miembro afectado.

Compresión: Es necesario usar apósitos, vendajes u otro tipo de envolturas para inmovilizar la lesión y brindar soporte. Cuando se hace el vendaje de un esguince, debe aplicarse más presión en la parte más distal de la lesión y disminuirla en dirección del corazón; esto permite que parte de los fluidos de la herida sean dirigidos hacia el torrente sanguíneo y se reciclen. En ningún caso la compresión deberá cortar o comprimir drásticamente la circulación del miembro comprometido (riesgo de gangrena) .

Elevación: Mantener elevado el miembro afectado por un esguince (en relación con el resto del cuerpo) permitirá minimizar aún más la hinchazón y ayudará a disminuir los moratones.


El grave error que todos tenemos es que pensamos que un esguince se cura solo, que no necesitamos visitar al fisioterapeuta, y bueno las personas que hemos tenido esguinces y no hemos acudido a nuestro fisio sabemos que ante cualquier torcedura volvemos a recaer en el esguince, después de haber estado mas de 3 semanas cojeando, volvemos a recaer. Es importante que consultemos a nuestro fisioterapeuta para que esté valore el grado de esguince y establezca un protocolo de actuación para una total recuperación del tobillo, previniendo así futuros esguinces en el mismo tobillo por una mala recuperación.

La articulación tendrá que ser ejercitada prontamente: en los casos de esguinces leves, puede hacerse de 1 a 3 días tras la lesión . A veces son necesarios ejercicios especiales para poder recuperar la fuerza y ayudar a reducir el riesgo de problemas subsecuentes (tratamiento fisioterapeutico).






4 comentarios:

  1. Muy buen artículo Miguel Ángel! Sobre todo para los que se desentienden de la importancia que tiene un esguince y no son conscientes de la gravedad que puede tener el curarlo mal.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Espero ayudar a concienciar a las personas de que ante cualquier lesión nunca debemos de actuar por sí solos, si no que debemos acudir a profesionales que nos asesoren y nos ayuden a curar la lesión.

    ResponderEliminar
  3. Excelente información. No está de mal recordar lo básico a la hora de abordar un esguince.

    Saludos

    ResponderEliminar